Make your own free website on Tripod.com

Chistes Largos

Chistes Largos


DIARIO DE UN DESGRACIDADO:Nuevos

- Mi padre era imbécil. Trabajaba en un banco y lo atraparon robando lapiceras.
- Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre: "hicimos lo que pudimos pero salió".
- Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que sólo me quería como amigo.
- Mi padre llevaba en la billetera la foto del niño que ya venía con ella. - Pronto me dí cuenta de que mis padres me odiaban: mis juguetes para la bañera eran una tostadora y una radio.
- Una vez me perdí. Le pregunte al policía si creía que ibamos a encontrar a mis padres. Me contestó: "no lo se, ...... hay muchos sitios donde se pueden esconder".
- El último deseo de mi padre fue que me sentara en su regazo.
Estaba en la silla eléctrica.
- Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron a mi padre un trozo de uno de mis dedos. Mi padre dijo que quería mas pruebas.
- A mi mujer le gusta hablar conmigo despues del sexo. El otro día me llamó a casa desde un hotel.
- Una vez ingerí un frasco entero de tranquilizantes. El doctor me dijo:
"tómese una copa y acuéstese un poco".
- El psiquiatra me dijo que me estaba volviendo loco. Yo le dije que quería una segunda opinión. "De acuerdo, también es usted feo".
- Una vez me iba a suicidar tirándome desde un decimo piso.
Mandaron un cura para ayudarme. Sus palabras de animo fueron: "preparados, listos...."

              Tomado de: Carlos "el judío"


GALLEGOS

Llego a un pueblo gallego un nómada malabarista con su pequeño circo ambulante buscando algún terreno despejado para instalar su negocio.

Cuando encontró uno apropiado comenzó a acomodar todo y le llega un señor con mucho acento:

  • - Mijo! que eshta ustaciendu?
  • - Yo soy malabarista y estoy montando mi pequeño circo aquí.
  • - Oshtia, y ud. no sae que eshte tirreno es del parruco, debería pidirle permishu antes...Digu no?"
  • - Pues ahora que lo dice... Y donde esta la iglesia?
  • - Allá mishmito... la vei? Donde esta la cruj jesa que se ve jai'.
  • - Gracias, gracias.
  • - De na' de na' jumbre.

Se va el malabarista a la iglesia a hablar con el cura, encuentra que esta una cola de viejitas y viejitos gallegos en el confesionario. Se acerca y pregunta:

  • - Señora, donde esta el párroco?
  • - Esh que no ve que eshta confeshando? Haga shu fila y nu shea lishtu EH!? Jhode con estus estranjerush...

Entonces el malabarista hace su cola. Espera y espera, cuando viene su turno igualmente había una larga cola de gallegos y gallegas detrás suyo..

Se arrodilla y comienza en voz baja a hablarle al cura:

  • - Buenas buenas, aqui vengo a hablar con ud. Don Párroco, me han dicho que un terreno que esta por allá cerca de la plaza es suyo, yo quisiera poner allá mi tienda y hacer un pequeño espectáculo durante unos días.
  • - Anda hombre! puesh que intereshante! Y que'juste', Mago?
  • - No No, Je je, Ma-la-ba-ris-ta, yo hago piruetas y malabarismos.
  • - Nada que ofenda al Shiñor no? Pudria juste mushtrarme quijeshu?
  • - Pero como no! No faltaba mas, salga un momento y vea.

Entonces una vez afuera el cura agarra el malabarista y comienza a trepar una de las columnas de la iglesia, cuando esta bien alto mira a un lado, pega un brinco fenomenal y se guinda de una de las lamparas, se balancea dos veces hasta que tiene impulso y se suelta de esta para dar unas vueltas en el aire y agarrarse de otra de las lamparas apenas con la punta de los dedos, de allí agarra otro impulso y se va directo a la cruz mayor pero apenas la toco porque de allí siguió hacia el armazón de las velas donde cayo parado en uno de los bordes con perfección impecable sin tumbar ni una vela ni apagar ni una llamita. A todas estas el cura se da cuenta de que hay tremendo alboroto en la iglesia y al voltearse ve a todos los viejitos y viejitas gallegas saliendo espantados y corriendo como nunca...

  • - Pero Diosh miu que pasha!? Que corredera es eshta? - Dice el cura,
  • Entonces responde uno de los gallegos:

  • - !Que nuz vamush pa la utra iglezia! !Juste coñu esta puniendo ezash penitenzias muy judidash hoy!

  • El Padre Sustituto

    El señor y la señora, llevaban ya bastantes años de casados y no habían logrado tener familia. Suspiraban los dos por un hijo. A muchos doctores consultaron y recurrieron a todos los tratamientos, pero sin obtener resultado alguno. Por fin un médico encuentra la causa del problema, el marido era estéril, no podía engendrar.

    • -"¿Qué debemos de hacer, doctor?"preguntaron ambos,
    • -"Algunas parejas -dice el galeno- recurren a la inseminación artificial, pero este es un procedimiento costoso y que suele fallar mucho. Otras parejas utilizan algo mucho más sencillo y natural: buscan un padre substituto".
    • -"¿Qué es un padre substituto ?", preguntó la señora.

    A lo que el médico les explica:

    • -"Es un hombre escogido con cuidado que hace por una sola vez las funciones del esposo, de modo que la mujer quede embarazada".

    La señora vacila un poco, pero el marido dice al médico que por su parte no hay inconveniente, con tal de que su esposa vea realizada su ilusión de ser mamá. Y en efecto, pocos días después, por intermedio del doctor, se contrata a un joven y se hace la cita para el siguiente domingo por la mañana, ausente el marido de la casa, vaya a visitar a la señora y cumpla con su tarea.

    Sucedió sin embargo que un fotógrafo de niños que había sido llamado a una casa cercana para retratar a un bebé se equivocó de domicilio y llegó al de la señora.

    • -"Buenos días, se presenta, vengo por lo del niño".
    • -"Sí-dice ella con timidez-pase Usted".
    • Entra el fotógrafo, que la señora creía el padre substituto.
    • -"¿Gusta tomar algo antes?". "No gracias, responde el tipo, el alcohol no es bueno en mi trabajo, lo que quisiera es comenzar cuanto antes". "Muy bien -dice la dueña de la casa-."
    • -"¿Le parece sí vamos a la recámara?". "Puede ser ahí -contesta el fotógrafo- pero también me gustaría uno aquí en la sala, dos en el baño y otro en el jardín"..."¿Pues cuántos van a ser?"-se alarma la señora-. "Ordinariamente son cinco en cada sesión -responde el hombre- pero si la mamá coopera pueden ser más, depende".
    • Y sacando del portafolio un álbum, le dice.
    • "Me gustaría que antes viera algo de lo que he hecho, tengo una técnica especial y única que ha gustado mucho a todas las señoras. Mire el retrato de este niño tan bonito. Lo hice en un parque público a plena luz del día ¡Como se juntó gente a verme trabajar !. Esa vez me ayudaron dos amigos porque la señora era muy exigente, con nada le podía yo dar gusto. Para colmo tuve que suspender el trabajo porque llegó una ardilla y comenzó a mordisquearme el equipo". La señora, estupefacta, oía todo aquello "Ahora vea estos mellizos, sigue presumiendo el fotógrafo, en esta ocasión si que me lucí, todo lo hice en menos de cinco minutos, llegué y Paf Paf, dos tomas y mire los gemelos que me salieron". La señora estaba cada vez más asustada. "Con este niño batallé un poco más, sigue el fotógrafo, porque la mamá era muy nerviosa. Hasta que le dije "Mire chula, Usted voltéese al otro lado y déjeme a mi hacer todo." A estas alturas la mujer estaba al borde del soponcio (y del sillón). "Pues bien señora a que horas quiere que empecemos", pregunta el fotógrafo, guardando su álbum . "A la hora que Usted diga", responde temblorosa.

    Muy bien, dice el fotógrafo, poniéndose de pie.

    • "Permítame nada más ir a la camioneta a traer mi trípode".
    • "¿Trípode?", pregunta espantada la señora.
    • "Sí", contesta el fotógrafo, es que sabe usted, mi equipo es muy grande y necesito un trípode para apoyarlo, porque ni con las dos manos lo puedo sostener ...¿Señora? .. ¿Señora?... Caray ¿Qué le pasaría? ¡Se desmayó de pronto!

    La Primera vez...

    Era mi primera cita. Salí de casa sumamente nerviosa; no sabía qué era aquello. Además era la primera vez, sin embargo, yo lo había prometido y no podía echarme atrás.

    No debía tener miedo. Al fin y al cabo era yo quién había pagado por él. Cuando llegué a la puerta de la pieza sentí que un escalofrío estremeció todo mi cuerpo. Cuando la puerta se abrió, tuve que hacer un esfuerzo por controlar el temblor de las piernas. Entré. Él me estaba esperando, e inmediatamente me tomó por el brazo y me llevó a una habitación. Con la mayor cortesía me invitó a acostarme. Aunque era la primera vez que hacía aquello, cuando le vi me inspiró confianza y comprendí que no podría encontrar una persona más adecuada para hacerme lo que él estaba a punto de hacer.

    Poco a poco, se fue acercando. Creo que notó mi nerviosismo, y trató de tranquilizarme diciéndome que sabía lo que había que hacer, cómo y donde hacerlo. Lo había hecho cientos de veces y nunca había recibido ninguna queja.

    Por fin, cuando mis músculos comenzaron a relajarse, me indicó cual era la postura más adecuada y poniéndome la mano en el hombro continuó diciéndome cosas agradables para darme ánimos.

    La proximidad entre los dos se hizo casi dolorosa, sentí la presión de sus manos en mi brazo y el cálido y agradable aliento de su boca acercarse a mi rostro.

    Derrepente me entró algo duro. Me cogió de sorpresa; mi cuerpo no estaba acostumbrado a este tipo de experiencias y comenzó a temblar. Pasaron unos minutos que a mí me parecieron siglos; de pronto comencé a sentir un dolor insoportable y lance un grito a la vez que todo mi ser se estremecía.

    A medida que transcurrían los minutos el dolor se iba haciendo más y más fuerte y no tardó en empezar a salirme sangre. Le dije que lo sacara, que me estaba doliendo mucho, pero me dijo que ya casi estaba y que no podía dejarlo así. Grité angustiada y dolorida hasta que me saltaron las lágrimas.

    Inesperadamente el dolor cesó y mi cuerpo fue recorrido por una indescriptible sensación de bienestar. Entonces me di cuenta de que todo había acabado, ya no tenía sentido seguir protestando. Llegó la hora de marcharse.

    Le agradecí al DENTISTA que me hubiese sacado esa muela que muchísimo me dolía, y me despedí pidiéndole disculpas por mi exagerado comportamiento.

    ADIOS DENTISTA!!!


    CINCO mas CINCO

     Tres huevones que se van a enrolar en el ejercito y cuando llegan al cuartel los está esperando el capitán y les dice:

  • ¿ Haaa!!!! Ustedes quieren entrar en el ejercito ?, bueno les voy a hacer una pregunta a
  • cada uno de ustedes para ver sus aptitudes.

    Vamos a ver Tú y le pregunta al primero:

  • ¿Cuánto es cinco más cinco?
  • El carajo saca inmediatamente una calculadora teclea y le dice:

  • ¡ DIEZ MI CAPITAN ¡!!!!!!!
  • El capitán le contesta:

  • Tienes habilidad para manejar instrumentos, anda para la marina.
  • Luego le pregunta al segundo tipo:

  • ¿Cuánto es cinco más cinco?
  • El carajo inmediatamente da un paso al frente y dice:

  • ¡ DIEZ MI CAPITAN ¡!!!!!!!
  • El capitán le contesta:

  • Tienes conocimientos y agresividad, anda para el DIM
  • Luego le pregunta al tercer tipo:

  • ¿Cuánto es cinco más cinco?
  • El carajo se queda pensando, saca cuenta mentalmente y le dice:

  • Mi Capitán : Ocho para Usted y dos para mí ! ! ! ! ! ! ! !
  • El Capitán se asombra y le contesta:

  • Coño, ¡Tu estás bueno para la Guardia Nacional!

  • Próximo chiste
    próximo chistes de este tipo

    BackTo main page...send and email